Principales opciones para realizar un control de aforo en eventos

control de aforo en eventos

Dentro de las principales opciones para realizar un control de aforo en eventos, hay algunas soluciones que son las más frecuentes. Vamos a intentar resumir las características más relevantes de cada una de ellas.

En la anterior entrada “Control de aforo. ¿Qué solución me interesa?” ya introdujimos que uno de los criterios válidos para disponer de un dato de ocupación era a través del control de asistencia donde únicamente nos interesa el valor máximo de asistentes. Pero, a continuación, no vamos a profundizar en este tipo de soluciones. Ejemplo de estos casos serían la validación de entradas o el registro de acreditados. Por lo tanto, nos centraremos en los sistemas de análisis en tiempo real y los de conteo de entradas y salidas en los puntos de acceso.

En cuanto a las opciones de control en los accesos diferenciamos dos grandes bloques:

  • las soluciones anónimas como el clicker electrónico, los tornos, o las cámaras de identificación de personas o  recuento de imagen continua.
  • las que permiten una trazabilidad del usuario, como el control de entradas y salidas de códigos de entradas, acreditaciones, pulseras o tags NFC, así como las soluciones de reconocimiento biométrico. 

También están las opciones de WiFi Tracking. Ésta última opción la descartamos como opción válida ya que difícilmente y, según nuestro criterio, podría utilizarse de manera individual como servicio de control de aforo. 

Soluciones anónimas de control de aforo en eventos

Clicker electrónico
control de aforo mediante clicker
Clicker manual para control de aforo

El clicker electrónico proviene del conocido clicker manual. Todos tenemos claro el funcionamiento y posibilidades de un sistema de estas características, y por qué es una de las alternativas más utilizadas a la hora de realizar un control de aforo en eventos. Pero en el caso de los electrónicos (y de los manuales), en todos los que hemos probado, siempre hemos encontrado los mismos problemas: ¿cómo centralizamos el uso de múltiples clickers electrónicos y aumentamos la sensibilidad entre la pantalla y el usuario? Al margen de esto, sin duda es la alternativa más económica de todas para eventos de corta duración.

Tornos

Los tornos, a diferencia de las cámaras, realizan un conteo mecánico y podríamos considerar que su precisión es del 100%, pero los costes de implementación acostumbran a ser un escollo difícil de justificar. Como estamos valorando su implantación como medida de control de aforo en eventos no está dentro de nuestro favoritos. Pero si el uso es prolongado o se trata de un recinto permanente merece la pena plantear esta opción.

Cámaras de conteo en accesos

Las cámaras estereoscópicas, térmicas, etc., se basan en el mismo principio: reconocimiento de una persona y su avance hacia dentro o fuera del recinto. La puesta en marcha no suele ser compleja y las necesidades de producción se suelen reducir a arcos o soportes para instalar los equipos y conexión a Internet y eléctrica. El coste de implantación puede variar según las necesidades del evento y el proveedor. Es una opción muy interesante de control cuando el flujo de asistentes es elevado. Sobretodo, si no existe ninguna posibilidad de validar una entrada, pulsera o acreditación, ya que no requiere parar al asistente.

Pero hay que prestar especial atención a la precisión. Difícilmente una solución que ofrece menos de un 90% de precisión (según fabricante) la consideraremos válida para un control de aforo. Como mínimo recomendamos el 95% de precisión. Teniendo en cuenta que el error se acumula, si el volumen de asistentes supera en mucho el aforo límite del recinto podríamos llevarnos sorpresas.

Cámaras de análisis continuo

Por otro lado, tendríamos las opciones de análisis directo de la zona a controlar. De las opciones que conocemos optamos únicamente por la del análisis de imágenes continuo. La tecnología en sí misma no es cara y las necesidades técnicas de implantación no van más allá de la ubicación de las cámaras, la electricidad y la conexión a Internet. El problema nos lo encontramos cuando el recinto tiene varios espacios a controlar o zonas muertas. En cambio, si se trata de un control en un espacio diáfano, esta alternativa ofrece el dato de aforo en tiempo real de manera continua y con una precisión estable. Quizás estamos hablando, según el proveedor, de una precisión del 90%, que al no acumularse el error se antoja más que válida. De esta manera podemos estar tranquilos cuando el volumen de público supera fácilmente al de aforo máximo.

Soluciones que permiten la trazabilidad del usuario

Validación del usuario

Los controles de entrada y salida mediante verificación de códigos (QR o NFC) provocan un acceso más lento, pero permite disponer de un dato de aforo preciso. Y no decimos exacto porque tenemos comprobado que el factor humano en el uso del dispositivo requerido afecta a la precisión. En cualquier caso, la posible falta de precisión no se acumula, porque cualquier error se corrige en el siguiente paso por un dispositivo de lectura. Los costes son algo superiores a los de un clicker electrónico debido a la configuración que requiere cada servicio. Pero en este caso podríamos disponer de información de los asistentes. Por ejemplo: como tiempo medio en el evento, accesos por usuario o, si existe una identificación del usuario, información de asistencia.

Reconocimiento biométrico
reconocimiento facial para control de aforo
Reconocimiento facial como medida de control biométrico

Para cerrar este bloque cabe comentar el reconocimiento biométrico. El análisis facial, por ejemplo, permite identificar personas eliminando el error acumulado. Si el servicio es anónimo sería una alternativa al conteo por cámaras. O también, en el caso de requerir de una verificación del usuario, en lugar de mostrar una entrada o acreditación, puede hacer uso de su huella dactilar, cara, etc. Ésta sería una alternativa a lectura de códigos y dispondríamos de información directa del usuario.

Esta opción no acostumbra a utilizarse en eventos por costes de implantación. Además, el acuerdo de protección de datos con los usuarios ya no sería el habitual y deberíamos revisarlo con calma. Aunque últimamente hemos leído artículos que se refieren a esta solución de reconocimiento facial como una opción en control de asistencia a eventos por parte de algunas administraciones. En estos casos la intención sería controlar quién accede y no cuántas personas. 

En cualquier caso, cada evento tiene unas características y necesidades. Por lo que vale la pena estudiar en cada caso la solución que mejor se ajusta a la hora de realizar un control de aforo a eventos.